viernes, 17 de febrero de 2012

Disfraz de pirata

El otro día, la visita al ikea fue porque andaba yo pensando en el disfraz de carnaval para el chicuelo. Hacía tiempo que me decía que quería vestirse de pirata, así que pensé que eso era asequible y se lo haría yo. No hay muchas oportunidades para hacerle cositas a los niños, así que mi niño iba a tener el disfraz que le iba a hacer su madre.
Materiales: pues tenía claro que los típicos pantalones de rayas y chaleco. Y me acordé de la tela Sofía del Ikea. Cierto es que las rayas son muy anchas, pero no había una tela que me fuera mejor por la zona. Para el chaleco estaba yo pensando y pensando, una tela polar estaría bien, porque es fácil y calentita... hasta que se me encendió la bombilla! la manta polarvide! Así que allá que fui e hice las compras:

Perfecto! Para los adornos pensé en fieltro blanco para hacer unas calaveras. Todo esto lo apañé rápido, para hacerlo con tranquilidad. Pero nanai, una siempre tiene que ir con las prisas. Pensé que en la guarde no se iba a ir disfrazado, y dejé el tema aparcado. Pero no, resultó mi esposo se había olvidado de decirme que había venido una circular diciendo que los podían ir disfrazados... y me lo dijo el día anterior. Me negué a la compra de chinos, esto lo tenía que hacer como fuera.
Ojo, la cuestión es que aquí lo que se dice ahorrar, una no se ahorra mucho que digamos. Me gasté 9 € en las telas, y pienso hacer el disfraz para la niña también. Pero claro, el estrés, el tiempo que se tarda.... hay que tenerlo claro.
Pues nada, con las prisas y lo que recordaba de haber mirado por ahí, me puse manos a la obra. Primero los pantalones, hacer el patrón y cortar. Pero claro, entremedias una lavadora, unos cantajuegos, la cocina... lo normal. Cuando por fin los pasé por la máquina eran las 20:00. Se los probé y le marqué los bajos.
Corriendo salí para la mercería, pero chascazo, fui muy tarde y habían cerrado. Me pasé por los chinos y ole! super sombrero! La espada ya la tenía, así que faltaba rematar los pantalones y el chaleco. Yes we can!
Acostamos a los niños, y a primero los pantalones. Me dieron un poco de guerra, porque la tela es gorda y partí una aguja, pero bueno. Ah! y tuve que repasar las costuras, porque después de pasarles la overlock me di cuenta de que las tensiones estaban todas locas, algún niño guapo había tocado...
A por el chaleco. Aquí, me vino la inspiración y decidí usar la parte de los flecos de la manta para hacer el bajo del chaleco. Ole! una costura menos.
Las sisas intenté meterle, pero nada, no hay manera, las 2 cosas que he intentado hacer y es una amargura. Así que aprovechando que el polar no se descose, directamente lo recorté y listo. Pero una sisa es la frustración de mi vida, ahí sí que perdí tiempo.
Ya a las 12 pensé que tenía que abrocharse el chaleco de alguna manera, así que cogí un trozo de tela roja que tenía, le corte una tira y le pasé la overlock. Aquí habría besado la máquina, porque en 5 minutos me marqué un cinturón apañao.
Y aquí está el rey de la casa, por fin vestido. Hay que decir, que el muy... guapo, esta mañana no se quería poner nada, que no quería disfraz. A mí me daba algo. Pero nada, al final lo convencí y ha ido más contento que unas castañuelas.
Perdona el antifaz, pero no termina del todo esponer a los nenes. Qué guapo lo veo, que me lo como!



0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjame un comentario, que me hace ilusión!