martes, 5 de junio de 2012

Secuestrada...

por mi terraza... esta es la culpable de que no haya cosido este fin de semana..



Cuando compramos el piso, pensamos poner la típica mesita con sillas en la terraza (bueno, lo pensé yo, vale). Luego se apropiaron los tendederos de ella y ahora son los amos y señores de la terraza. Y es que mi piso tiene una orientación estupenda e incluso en invierno, si tiendo el sábado por la mañana, para el domingo está casi todo seco. Ahora ya es tender por la mañana y recoger por la tarde, una pasada.
El año pasado, y visto el ritmo de salidas nocturnas que tenemos (o ausencia total, mejor dicho), compré estas hamacas. Son perfect, porque se pliegan para dejar paso a los tendederos.
Este finde hemos hecho buen uso de ellas, sábado y domingo, cervecita y relax. Nuestro pequeña terraza chill-out. Le tengo que averiguar un taburete para apoyar la cervecita (o copassso, que me gustan a mí),  pero todo se andará...
La vista que os he sacado no le hace justicia, hoy hay bruma y se ve regulero. Realmente no tenemos edificios que nos bloqueen la vista, y tenemos unos atardeceres-anocheres bestiales. Incluso se ve el  mar.
Ah! y estaréis flipando con la red que se ve. La ingenió mi esposo, porque nos daba terror la combinaación  ventanas-bebés. Vivimos en un séptimo, y me negaba a poner barrotes. Así que mi marido se agenció esta solución de manera provisional. Mientras los nenes sean chicos lo tendremos, y así podemos estar tranquilos mientras que ellos van por donde quieran. Luego, lo quitaremos y sólo quedarán los huecos de las tomas, pero no tendremos el piso hecho una cárcel.
Esto no tiene nada de crafs, pero mucho de satisfacción personal.
Coser he cosido, pero menos. Tengo en el horno un par de bragas cubrapañal, a falta de 2 costuras, y que no termino de rematar.
Una con un  patrón de petit-citrone, usando una camiseta.
Otra con el patrón de made y en lunares. Era para la feria (la semana pasada estuvimos en la feria de córdoba, lo pasamos bomba), pero después del arrebato, no me dio tiempo. La idea era combinarlas con el vestido de piqué blanco y un fajín de lunares, a modo de modelito feriante. Pero ahí están... espero que para la feria de octubre estén terminadas.
He usado 2 patrones distintos porque po mucho que la blogosfera adore el patrón de made, a mí me pareció la otra vez que era enorme. A ver cómo quedan y comparo.
Me he abonado a los volantes, y eso que cada vez que los coso no hago más que maldecir.
Y el remallado está ya a puntito... casi casi conseguido el cordoncillo. Ya os enseñaré.
Las terminaré y me pondré las pilas, si hacienda, el cambio de temporada de ropa, los niños y mi amado esposo me dejan.
Chao!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjame un comentario, que me hace ilusión!