sábado, 10 de noviembre de 2012

El halloween de mi nena

Como viene siendo costumbre en mi persona, decidí hacerle un disfraz de halloween a la nena el día de antes por la noche. Y es que este tipo de cosas no las puedo remediar, me da la levantera, y allá que voy.
Pensé que una faldita de elástico en polar y tul no podía llevar mucho tiempo, y un chalequillo... total, que me lié la manta a la cabeza.
El martes, con una lluvia estupenda estuve recorriendo chinos buscando unas medias de rallas para el disfraz. Pero no hubo manera, y mira que tengo un surtido de tiendas chinorris tremendas cerca de casa. Así que fui, compré tul rojo, lazo rojo, y fui a los chinos y encontré unas medias de rayas en morado. Qué rabia!!! Con las de vueltas que di, y en los primeros chinos que había estado estaban. Total, que ya con el tul comprado y demás, vi otras medias de fantasía en rojo y las compré para hacerle unos leotardos a la nena. Al final, llegué a casa a las 20:00 y me puse con la falda como loca. Después de cenar, estaba yo agusto en el sofá con mi esposo y no me apetecía absolutamente nada ponerme a coser, pero quería que mi niña tuviera disfraz, así que a las 23:00 retomé la tarea. Terminé sobre las 1:00, y es que le cogí el gusto a los engendros y cosí 2 veces mal un puño, mal una manga y mal la falda (lo de la falda se quédó así) y es que entre las horas y el tul que te confunde un poco a la hora de intentar poner derecho con derecho.
O sea, que el disfraz es tela de rápido, otra cosa que yo fuera un poco manta :)
Con todo eso, esto es lo que salió:
Los materiales fueron:
- un resto de polar que tenía del disfraz de pirata y disfraz de piratilla de carnavales (una polarvide, ahora cuesta 4€, pero creo que el año pasado costaba algo menos). Le he sacado rendimiento, y todavía queda un trozo.
- el chaleco del disfraz de pirata (si no llego a reusar el chaleco no termino en la vida), que estaba hecho con la manta.
- un metro de tul rojo.
- unas medias de fantasía (chinorris).
- un lazo
No hice muchas fotos del proceso, porque me dieron las tantas y tenía pocas ganas. Pero os cuento un poco:
1. Empecé con los leotardos. Como veis, eran unas medias de disfraz de los chinos que corté cogiendo de muestra otros suyos. Los cosí como se cosen los pantalones: una pernera del revés dentro de la otra pernera del revés también y se cose la costura del tiro. Luego, una gomilla en la cintura y listo! También le estreché las piernas, porque eran muy anchas por ser de mujer, y le quedaban muy anchos a la niña. 
El resultado de los leotardos me ha encantado.
2. Cosí la falda del modo sencillo: un rectángulo de polar de unos 32 cm de alto por 1 metro de ancho (altura deseada más los márgenes del dobladillo y ancho de la cintura por dos). De nuevo aproveché que la polarvide tiene los laterales con unas ondas como recortadas para que fuera el bajo de la falda. No habría cosido el bajo, pero así queda como mejor terminado. Una costura y elástico en la cintura y volar. Luego cogí el tul, corté medio metro de largo por el ancho que tenía (supongo que era 1.50 m). Lo doblé por la mitad y le eché un pespunte largo para rizar la tela. Cuando la ricé no tenía ni idea de cómo fijarlo, al final, lo uní a la falda con alfileres y se lo cosí y no quedó del todo mal.
3. Se me ocurrió la idea de coger los elásticos que habían sobrado de las medias a modo de puños y le cosí  unas mangas de tul al chaleco. Quedaron super monas, no se ve bien en la foto. Ahí la dificultad es que te tienes que fijar en la costura de la manga, y me lié un par de veces. Y lo peor es descoser una costura de media y tul.
Al día siguiente, se lo enseñé a la nena y me dijo "NO!", se lo puse, e iba por el cuarto quitándose la falta y los leotardos diciendo "no! no!" y es que tiene una fiebre por el rosa esta nena increíble, y no hay manera de ponerle cosas de otro color. Después del mal rato, conseguimos que fuera con el disfraz, y para sorpresa nuestra, volvió con él!! (me gasta 2 mudas todos los días la jodía).
Me gustaría hacerle unas fotos mejores, que en estas que le hice de rapidez estaba con un cabreo toledano. Pero me da miedo intentar colocárselo de nuevo...
Ahora estoy pensando en comprar una caja para los disfraces y que los puedan tener a mano. Yo lo habría flipado de pequeña.

4 comentarios:

  1. Pues menos mal que eres un poco manta (polar), que si llegas a dominar el tema... Chica, me tienes loca, qué arte y qué fantasía. A mí me daría miedo meterle mano a unos leotardos por muy chinorris que fueran, y lo de coser tul son palabras mayores. Te felicito. Muy buena idea lo de la caja de disfraces, mis niños la tienen y me soluciona más de una tarde lluviosa-nevada (que aquí abundan). Y lo que me he reído con tus periplos chinos, a mí me pasa igual, me recorro media ciudad para comprobar que al final lo que quería estaba en la 1ª tienda. Pero así hago ejercicio (el que no se consuela es pq no quiere). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ver, para nada tiene complicación el tul, las medias reconozco que a la primera intentona se me lió la maraña de hilo mortal y me acojoné, pero luego no me dio ningún problema.

      Eliminar
  2. Que monísima la niña!Lo de convertir las medias en leotardos para ella me ha encantado y no creo que se me hubiese ocurrido, han quedado genial. Estás hecha una artista. Lo de la caja de disfraces, en mi casa , mis padres que eran muy carnavaleros ellos, tienen una maleta con todos sus disfraces y de pequeña me encantaba abrir la maleta y colocarme lo primero que pillase, de hecho ahora ha aumentado con nuestros disfraces :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues sí, lo de las medias fue inspiración. Y es que creo que el seguir estos blogs de deja una lucecita de inspiración siempre encendida.

      Eliminar

Déjame un comentario, que me hace ilusión!