lunes, 17 de diciembre de 2012

Apaños

Hoy nos propone Naii que saquemos a pasear los apaños.
Tengo que confesar, que los apaños no me motivan demasiado, pero está claro que un apaño bien hecho da mucho gusto.
Un apaño que realmente me motivó fue el arreglo de los pantalones del cole del nene. Estoy muy contenta, porque se los pone todos los días y va el nene estupendamente. Para vergüenza mía, todavía no le arreglé los que le compré yo, están con los alfileres para cogerles el bajo. Pero es que estos que me dieron tienen hasta su goma para ajustar la cintura, y le van estupendos. Y como no ha habido crisis de traerlos sucios y necesitar otros de repuesto, pues allá que va siempre con ellos (que conste que 2 martes y jueves va en chándal... así que si se mancha tengo cuartelillo para lavarlos)
Y si mi nene es un canijo, pues la nena lo mismo. Estos niños son como la madre, más bien canijos. El padre estaba hiper canijo, pero es que no comía nada de nada (luego arrancó y ahora es mejor comprarle un traje que invitarlo a comer). 
Así que de cinturillas más bien van mis apaños. Y me mola la iniciativa de Naii, porque tenía este apaño por enseñar, y me mola.
Le compré a la enana unos leggins en el H&M, de los baratitos. Pero son calentitos, y como está en pleno frenesí todo lo quiero rosa,  pues están muy bien para la guarde. Le quedaban anchos de cintura, así que le toca a mamá meter la goma.
Hoy en día vienen las cinturillas cosidas con la overlock, y no puedes meterle la goma, porque está todo cosido junto. Así que ahí va o que le he hecho:

1. cogemos unos leggins gonitos que se caigan al andar.
2. descosemos la parte de atrás de la cinturilla. Ya de camino, fuera la biblia del lavado, que esto va todo en el apartado "ropa de la guarde". La de la talla no la he quitado, especialmente útil para demostrarle al padre que le está poniendo una prenda muy grande/muy pequeña.
3. le hacemos unos unos ojales a la cintura y situamos la goma con alfileres
4. cosemos la gomilla, yo la he cosido con un zigzag muy apretado, tipo aplicaciones, para que se confunda con uno de los lados del ojal. Si os fijáis mucho, el lado de la derecha mola más: he cosido la gomilla en el lado derecho del ojal, y la goma se queda en medio. Así es fácil luego poder sacarla si se cuela dentro.
5. marcamos con alfileres la cintura para volverla a coser. Si os aseguráis que la gomilla no está cerca de donde vais a coser, os ahorraréis tener que descoser y volver a coser de nuevo, quien avisa no es traidor.
6. Cosemos la cintura con un zigzag, que he aprendido por los blogs de estos mundos que el zigzag es una puntada elástica y es la que tenemos que usar en estas costuras.
7. aquí el momento comodón: podía haber usado la cinta que viene con los agujeros para sujetarla con un botón, pero odio coser botones así que he hecho un truqui fullerillo: he cosido la gomilla con un zigzag. Está claro que la cinta con agujeros facilita aumentar la talla, pero no es que uno esté cambiado la tabla todos los días. Así que cuando necesite más cintura, descoseré esta costura en 2 patás y haré una nueva. Con 5 minutos se amplía la cintura, y me ahorro el momento botón que me da tanta pereza.
8. al estirar la cintura se ha metido el pespunte dentro del ojal, con lo que dismula el trabajo chusquerillo.

Estoy muy contenta, porque se ha quedado una cintura "ajustable", y me he ahorrado el coserle 2 botones. Y han sido mis primeros ojales, y es que parece que cada cosa que me meto, si no le doy emoción no me quedo contenta. Vale, ahora veo que hacer un ojal no tiene ningún misterio, pero le tenía respeto al asunto,

Pasaos por la página de Naii, que tiene un listado de la gente que ha publicado sus apaños. Está molón, porque todos tenemos rodillas que arreglar y pantalones que zurcir, y se cogen ideas.

Chao!!


7 comentarios:

  1. gracias por participar! pues este arreglo me lo apunto seguro y con tutorial mejor mejor!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti Naii, realmente instructiva la iniciativa, jajajaja!

      Eliminar
  2. uala, qué apañados! yo le meto una goma extra directamente por todo el contorno, ojales no tengo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claaaro, pero como soy tan perezosa, me daba rabia descoserlos para encogerlos y tener más adelante que descoserlos otra vez para desencogerlos.
      Lo de los ojales ha molado, no quedan bonitos que digamos, pero dan el apaño. Le tenía yo más respeto, y ya se lo he perdido.

      Eliminar
  3. Me viene genial este apaño, mi niña pequeña es extremadamente delgada y los pantalones s le caen o le quedan cortos, no los he arreglado por no quitarle toda la goma, como tú:-) pero como lo has hecho, parece más rápido.
    Muchas gracias, y lo pineo

    ResponderEliminar
  4. Bua, loquita me has dejado con tanta explicación y tanta inventiva. Mi enana también es tipo espárrago y va perdiendo los pantas al andar. Te lo confieso, lo que yo hago es cortar un trozo de goma y volver a coserla, y me quedo tan ancha (al contrario que la cinturilla, jeje). Desventaja: si la barriga aumenta, la cosa empieza a apretar, paciencia. Yo también odio coser botones, en plural, aunque con uno me atrevo. Y lo de los ojales... les tenía mucho respeto hasta que descubrí que mi máquina los hace sola, qué maja ella, y desde entonces me encanta hacerlos. Claro que un ojal sin botón poco sentido tiene, y luego me toca maldecir.

    ResponderEliminar
  5. Dos cositas: a mí tb me fastidia la "biblia del lavado" (las de Zara se llevan la palma) pero no se la quito no para que papá vea si la prenda es grande o pequeña (qué marío tienes que se sabe la talla de sus nenes!), sino para distinguir el delantero del trasero!!! Y, perdona mi ignorancia, pero no acabo de entender para qué le has hecho ojales al apaño: ¿para poder sacar la goma? ¿O sólo para estrenarte con ellos? Yo no los habría hecho, soy torpe o vaga...

    ResponderEliminar

Déjame un comentario, que me hace ilusión!